sábado, 29 de diciembre de 2012


SEYTON.—Mi señor, la reina ha muerto.
MACBETH.—Había de morir tarde o temprano; alguna vez vendría tal noticia. Mañana, y mañana, y mañana se arrastra con paso mezquino día tras día hasta la sílaba final del tiempo escrito, y la luz de todo nuestro ayer guió a los bobos hacia el polvo de la muerte. ¡Apágate, breve llama! La vida es una sombra que camina, un pobre actor que en escena se arrebata y contonea y nunca más se le oye. Es un cuento que cuenta un idiota, lleno de ruido y de furia, que no significa nada.

W. Shakespeare




sábado, 15 de diciembre de 2012

El horror


Semanas después de disparada la foto, cuando la miro otra vez, descubro entre las sombras de fondo un rostro anómalo que quiere recordarme un asunto apartado en la memoria. Sin dar más importancia continúo con las otras. Retocando algunas, eliminando tantas. Al cabo de unos minutos un impulso me hace volver. Me acerco con el zoom. Descubro una desproporción evidente entre los grandes ojos y un óvalo perfecto, demasiado perfecto para estar de este lado de la vida.  Desciendo y encuentro un colgante que apunta a un viaje lejano. Una joya que compré en un puesto ambulante, lejos, muy lejos de aquí. La entregué con las palmas abiertas, como hacen los curas con la hostia. Seguro de que no iba a ser comprendido. Al entregarlo algo se rompió. Su sonrisa tuvo una demora, después fue un gesto en el estropicio. A veces el viento arrastra matojos por las calles desiertas. Otras desprende tejas de los techos y derriba macetas de los balcones. Pero otras, desata su violencia enceguecida contra templos sin temor a Dioses ni héroes y los deja hechos ruinas. Esa ruina adquiere entonces una atemporalidad musgosa y lamentable. Suena todo a pasado, a las palabras que dijimos y nadie escuchó. A hambre sin saciar. Más arena en el desierto. Oscuridad y noches frías de invierno sin una nube, sólo estrellas. Lo pequeño que fuimos y que somos. Nos parapetamos detrás del olvido para sobrevivir. El horror, el horror que saca rostros de las sombras.